viernes, marzo 5

SOS Arrazakeria denuncia el trato a menores no acompañados en Gipuzkoa con un informe especial. Pagamos pobreza con dinero publico. El sistema de proteccion les aboca a la exclusion

VARIOS ARTICULOS SOBRE EL INFORME DE SOS ARRAZAKERIA DE GIPUZKOA.
CON UN ESPECIAL ACHUCHON DE APOYO Y CARIÑO A ANNA STERN i TAULATS, POR SU PERSONA, POR SU PROFESIONALIDAD Y POR SU CIUDADANIA. T'ESTIMEM ANNA I VOLEM CLONAR-TE.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/03/04/paisvasco/1267722280.html

SOS Racismo denuncia al centro de menores de Deba por irregularidades

Peio Aierbe y Anna Stern con el infoma de SOS Racismo. | Efe

Peio Aierbe y Anna Stern con el infoma de SOS Racismo. | Efe

  • Dice que el centro no cuenta con las condiciones "adecuadas"

Vasco Press | San Sebastián

Los representantes de SOS Racismo Peio Aierbe y Anna Stern han presentado en San Sebastián el informe 'Menores en riesgo. Centro de Deba, prácticas excepcionales', que recoge el testimonio de 26 jóvenes acogidos en el centro de Oilur que gestiona la Diputación de Guipúzcoa. El documento, que además recoge el testimonio de educadores y vecinos de la zona, analiza las condiciones y funcionamiento del Programa especial de emergencia para menores extranjeros conflictivos puesto en marcha por la Diputación foral en Deba de marzo a diciembre de 2009, centro que ahora permanece cerrado por reformas estructurales.

Aierbe ha insistido en que se trata de un Centro que "no garantiza el respeto de los derechos", por lo que a su juicio está "condenado al conflicto" y ha apuntado que la publicación de este informe encierra la pretensión de que la institución foral modifique su modus operandi y "lidere las buenas prácticas" en la atención a estos menores, y "no la teoría del efecto llamada".

Por su parte, Stern ha concretado la naturaleza de las principales transgresiones de derechos que se documentan en el texto presentado, como la vulneración del derecho a la educación y formación. "Los menores no han tenido acceso a una educación reglada que sirva de catapulta para su futuro e impulse su inclusión socio-laboral", ha señalado, "la Administración pretende sortear el derecho a la educación impartiendo actividades y cursos dentro del centro, cuando el cumplimiento de este derecho pasa por asegurar un itinerario formativo en centros reconocidos y especializados".

En este sentido, ha señalado que "estamos pagando pobreza con dinero público". Además, se ha referido a la vulneración del derecho a un programa de apoyo e intervención psico-social, el quebrantamiento del principio del interés superior del menor y su derecho a opinar y ser oído, y la conculcación del derecho a un trato digno.

"No existe un proyecto educativo del recurso de acogimiento residencial, no se realiza una atención individualizada, no existe ningún tipo de intervención terapéutica, no se realiza actividad alguna de ocio y tiempo libre, no está permitido que reciban visitas en el centro y no se cuenta con un equipo educativo totalmente profesional y estable", han señalado desde SOS Racismo. Asimismo, han indicado que el centro de Deba no cuenta con las condiciones materiales "adecuadas", que existen denuncias por malos tratos en relación al centro, al que han derivado chicas sin contar con "material necesario ni educadoras".

http://paperekoa.berria.info/harian/2010-03-05/013/004/Etorkinen_Debako_zentroko_esperientziatik_ikasteko_eskatu_du_SOS_Arrazakeriak.htm

Etorkinen Debako zentroko esperientziatik ikasteko eskatu du SOS Arrazakeriak

Diputazioa «praktika egokiak» egiteko gai dela adierazi dute, baina Debako eredua baztertu behar duela horretarako

Mikel Peruarena.Donostia

«Tolosako esperientzia edukita, ezin da pentsatu Debakoa ezezagutza edo presaren ondorio izan denik. Beharrezko da profesional, politiko eta gizarte eragileek ikastea, etorkizunean errepika ez daitezen halakoak». Debako Oilur zentroaz, etorkin adingabe «liskartientzako» harrera zentroaz ari da hitz horietan Peio Aierbe Gipuzkoako SOS Arrazakeriako kidea. Iazko otsailaren 16an zabaldu zuten Debako harrera zentroa, Tolosako Urgentziazko Harrera Etxeak gainezka egin ondotik. Egun, itxita dago Oilur, berritzeko. Han zeuden etorkin adingabe gehienak Aixolan daude, Elgetan. Gipuzkoako Foru Aldundiak babesik gabeko etorkin adingabeen politikako «bigarren fasea» hasi duela eta balantzea egiteko unea dela iritzi dio SOS Arrazakeriak. Debako zentroko funtzionamenduaz txostena egin du taldeak, eta atzo aurkeztu zuen, Donostian: «Esperientziak balio dezala ikasteko».

Debako zentroan adingabeei «tratu txarrak» eman dizkietela, hezkuntza arauturako sarbidea ukatu dietela, beste herrialde batzuetara joateko bidaia txartelak eman dizkietela, aisialdi jarduerak eta bisitak ukatu dizkietela eta dokumentazioa eskuratzeko bidea trabatu dietela salatu du, besteak beste, SOS Arrazakeriak. «Etorkin adingabeak hemen daude, eta hemen jarraituko dute. Ahaztu behar dugu ideia hori, zaborra gainetik kenduko dugula», ohartarazi du Aierbek. Debako zentroan egin den politikaren oinarrian ikuspuntu hori egon da, Aierberen ustez: arazo gisa ikusi direla gazteak. Eta horrek hainbat gatazka eragin ditu. «Guk arriskuan dauden adingabe gisa ikusten ditugu. Abiapuntua ezin da izan kontrolatzea eta bakartzea». Baina Deban hori gertatu dela salatu dute. Zentroari hesia jarri zioten, eta ia lau metro garai zen. Hori bera oso adierazkorra iruditzen zaio Aierberi.

«Zigorra eta kontrola»

Txostena egiteko, zentroan egondako 26 gazteren testigantzak, hezitzaileenak eta bizilagunenak jaso dituzte. Anna Stern SOS Arrazakeriako kideak azaldu du Deban egon diren gazteetako batzuk -lauri behintzat gertatu zaie- hemezortzi urte bete eta bizitzeko baimenik gabe gelditu direla. Kalean bizitzera edo alde egitera bultzatu ditu «xantaia» horrek. «Kontrola eta zigorra» izan dira Debako arauak, Stern eta Aierberen arabera. Eta horrek bestelako arazoak ere eragin ditu; adingabe etorkinen inguruko irudi gatazkatsua sortzea, adibidez. Debako zentroak ez duela behar bezalako baliabiderik izan ere adierazi dute. «Adingabeei ateak itxi zaizkie, eta zer aukera utzi zaie hezitzaileei? Profesionalek baliabideak behar dituzte, hori funtsezkoa da», salatu du Sternek.

«Eskubideak errespetatzen ez dituen zentro batek arazoak sortuko ditu, hori horrela da», Aierberen hitzetan. Gizabanakoari eta haren beharrei egokitutako jarduera egiten ez bada, adingabeari kalte egingo dio horrek, eta gizarte osoari, integrazioa zaildu eta gizarte kohesioari eragingo baitio. Hori horrela, aisiari, heziketari, erantzukizunak hartzeari eta gizartearen aurkako portaerak aldatzeari lehentasuna eman behar zaiela uste dute. «Ezer baino lehen adingabeak dira, babes gabe daudenak», nabarmendu du Sternek.

«Gainerako baliabideek ondo funtzionatzeko argudioarekin Debako Oilur zentroko adingabeen eskubideak urratu» egin direla ohartarazi du SOS Arrazakeriak, eta onartezintzat jo du hori. Gipuzkoako Foru Aldundiak, bestela, «praktika egokiak» egiten badakiela nabarmendu dute, eta hori indartzea nahi luketela. «Ez gara ezkorrak», adierazi du Aierbek. «Lor litekeen helburu bat da».

http://www.elcorreo.com/vizcaya/prensa/20100305/pvasco-espana/racismo-denuncia-trato-menores-20100305.html
Un informe de la ONG indica que la atención que les ofrece la Diputación de Guipúzcoa les aboca a la «exclusión»
05.03.2010 -EL CORREO SAN SEBASTIÁN.

SOS Racismo denunció ayer las «vulneraciones de derechos» y los «malos tratos» que, a su juicio, se han registrado en el centro de Deba para menores extranjeros tutelados por la Diputación de Guipúzcoa. Los responsables de la ONG, que presentaron un informe con testimonios de los chavales, reclamaron a las autoridades que modifiquen sus «prácticas» al entender que el actual modelo aboca a estos jóvenes a la «exclusión social».
Los responsables de SOS Racismo recogen en su trabajo los testimonios de 27 residentes en el centro de Deba, Oilur -que cerró por reformas en diciembre- así como las opiniones de educadores de esa institución y de vecinos de la zona. El informe revela que en Deba «se ha vulnerado el derecho a la educación, a un programa de apoyo e intervención psico-social y el de los menores a ser oídos, opinar y a recibir un trato digno». La agrupación tambien considera «muy grave» que la residencia que acoge ahora a estos chavales en Elgeta tampoco les ofrezca «el acceso a una formación reglada». SOS Racismo denunció que las prácticas de la Diputación guipuzcoana con este colectivo les lleva a estigmatizar a los menores y contribuye a crear un clima de «alarma y malestar social». Reclamó, además, un «tarea educativa» con este colectivo.
Los representantes de la agrupación destacaron también que algunos de los muchachos que cumplieron en la residencia de Deba su mayoría de edad recibieron informes negativos, por lo que luego se les negó la renovación del permiso de residencia. «Es una práctica trágica y perversa que les empuja a la exclusión, a la criminalización. Se convierten en indocumentados que viven y duermen en la calle», señaló Peio Aierbe, uno de los representantes de la ONG en Euskadi.
http://www.diariovasco.com/v/20100305/al-dia-local/deba-modelo-repetir-20100305.html

Deba, un modelo «a no repetir»

SOS Racismo relata la «vulneración de derechos» en el centro de acogida, ya cerrado. En el nuevo recurso de menores de Elgeta «la situación es mejor pero tampoco les permiten acudir a centros de formación», denuncian

05.03.10 - 02:28 JUANMA VELASCO | SAN SEBASTIÁN.

En el centro de acogida a menores inmigrantes de Deba «no se permitía a los adolescentes acudir a los centros de formación». Durante los ocho meses en los que estuvo abierto, tampoco se permitían visitas. «Aparte de comer y limpiar el cuarto, los menores no tenían ninguna actividad educativa», asegura un educador. Quienes consumían drogas «tampoco tenían una intervención terapéutica». Allí se trasladaba a los jóvenes más conflictivos, aunque también entraron chavales «recién llegados, sin ningún delito a sus espaldas». Por allí pasaron al menos tres chicas. Hubo 15 denuncias por situaciones de maltrato. «Se utilizaban esposas para inmovilizar a los menores»...
Han pasado tres meses desde que se cerró el centro de menores Oilur en el barrio Endoia de Deba y la asociación SOS Racismo quiso presentar ayer un informe sobre lo ocurrido en ese recurso en sus nueve meses de vida para que «no se vuelvan a repetir» situaciones como las narradas en el primer párrafo de este texto y extraídas del informe.
«Queremos que la Diputación de Gipuzkoa -de quien depende el centro- lidere las buenas prácticas en la atención a los menores no acompañados, que aprenda de los errores, que la experiencia vivida en el centro de Deba sirva de cara al futuro. Que no se repita», explicó Peio Aierbe, miembro de la asociación.
Desde SOS Racismo quieren que la Diputación deje de abordar la atención a estos menores desde una visión «criminalizadora y culpabilizadora» porque, a su entender, se trata de «menores en riesgo» y, como tales, deben de ser objeto de protección. «La respuesta a esos perfiles de menores en riesgo no pasa por el control, el aislamiento detrás de una valla -como la que se colocó en Deba-, sino por una intervención educativa individualizada, que sea capaz de conseguir que los menores asuman sus responsabilidades y, en los casos en que sean protagonistas de actos antisociales tengan una intervención correctiva pero buscando que cambien sus comportamientos», señaló Aierbe.
El informe, presentado ayer, detalla los nueves meses del 'Programa de atención a menores extranjeros con graves problemas de conducta' en Deba. Para ello, se sirve de los testimonios de 26 menores residentes, de educadores, de responsables de centros de iniciación profesional, de vecinos de la zona...
Tanto Aierbe como Anna Stern, responsable del área de menores de SOS Racismo, explicaron vulneraciones de derechos tales como el de la educación. «A los menores residentes se les cortó intencionadamente el acceso a recursos educativos y formativos, con la incidencia negativa que ello tiene en su futuro».
También denuncian que en el recurso había pocos educadores y con pocos recursos. «No había ni proyecto educativo ni terapéutico». Asimismo, recordaron que a Oilur se llevaron menores no conflictivos que, una vez llegados allí, comenzaron a acumular causas judiciales a partir de su derivación al recurso.
En la práctica, el centro de Deba se convirtió en «una herramienta de expulsión» de un cierto número de menores. «Algunos se marcharon utilizando un billete pagado por los trabajadores del centro», explica Aierbe, que denuncia la demora y falta de tramitación de la documentación de algunos menores, «algo que corresponde a la autoridad que tiene la tutela».
De Deba a Elgeta
En la actualidad, el centro de menores de Deba se encuentra cerrado por reformas. Cuando se reabra, pasará a ser un centro de acogida, pero no para menores conflictivos. Su clausura llegó después de las denuncias de malos tratos interpuestas por los menores acogidos y, sobre todo, tras el demoledor informe del Ararteko, que criticó abiertamente la gestión que la Diputación había llevado acabo en el centro y le instó a adaptar el programa.
Parte de la veintena de menores residentes fueron traslados al centro que se abrió en Elgeta. Este recurso, que en principio acoge a los menores más conflictivos, funciona con un modelo diferente al de Deba. «La situación es mejor, pero en Elgeta también se vulnera el derecho a la educación y formación de los residentes», afirma Stern. Desde SOS Racismo, valoran los «esfuerzos» realizados por Diputación para adaptarse a los cambios.
http://www.gara.net/paperezkoa/20100305/186483/es/Alertan-que-Deba-vulneran-derechos-menores-extranjeros

Alertan que en Deba se vulneran derechos de menores extranjeros

Un año después de que el centro de menores extranjeros no tutelados Oilur de Deba abriera sus puertas, SOS Racismo ha hecho público un informe en el que se cuestionan las metodologías empleadas por la Administración para la educación de los niños y niñas. Denuncian la violación de derechos fundamentales, tales como el de la educación o la documentación. Recuerdan que, ante todo, son menores en situación de desamparo que necesitan ser escuchados.

p012_f01_54232.jpg
Oihane LARRETXEA

Desde que la Diputación de Gipuzkoa abriera en Deba, hace ahora un año, el centro de acogida de menores extranjeros no tutelados Oilur, no han cesado las denuncias que ponían en duda las metodologías empleadas para educar a los menores que habían sido destinados al centro por la propia Administración. Actualmente, coincidiendo con el primer aniversario de Oilur, y con el cierre temporal del centro «por reformas», -según anunció la Diputación-, SOS Racismo hizo público ayer en Donostia un informe dando cuenta de la situación y de la realidad mediante los testimonios de veintiséis menores y de varios educadores que han trabajado con ellos.

«Menores en riesgo. Centro de Deba, prácticas excepcionales» es el nombre de la publicación, y pone de manifiesto la preocupación por el trato que han recibido los menores no tutelados durante su estancia en Oilur.

Tres derechos fundamentales

Tal y como anunció Anna Stern, responsable del área de menores de la asociación, se han violado varios derechos fundamentales, y en este apartado, según ella, cabe destacar el derecho a la educación: «Ésto no se limita sólo a que los menores hagan actividades en el centro, que tengan huerta, o que tras levantarse hagan la cama todos los días», y matizó que «es el derecho al acceso a una educación reglada: que sirva de catapulta al futuro y que obtengan un título que les permita una inserción socio laboral eficaz y real».

El informe también recoge el derecho al trato digno, un aspecto muy complejo, según indicó. En él se denuncia la falta de intervención terapéutica en los casos de los menores que tenían hábitos de consumo, así como la falta de acceso a las actividades de ocio. Pero, sobre todo, subrayaron la prohibición que pesaba sobre los menores de no recibir visitas. «Todo ésto, además, se ha agudizado en el caso de las niñas -apuntó-, ya que Oilur está mejor adaptado para los chicos». Las niñas, a diferencia de los niños, no contaban con una educadora de su mismo sexo, ni orientación concreta dirigida a ellas. «En un centro donde la mayoría son niños, y algunos conflictivos, las chicas estaban más expuestas a cualquier tipo de violencia», apostilló Peio Aierbe, miembro también de SOS Racismo.

En tercer lugar destacaron la violación del derecho a la documentación, y ésta es, según Stern, «el único aspecto que diferencia la actuación entre menores autóctonos y los menores extranjeros». «Los menores extranjeros cuando llegan a la edad adulta -prosiguió-, son requeridos de un permiso de residencia y de trabajo para poder permanecer aquí y continuar con su vida». Así pasan a ser, en palabras de Stern, de ser menores en «protección», a ser extranjeros indocumentados. Dos de los chicos de Oilur consiguieron la documentación mediante el Defensor, y otros dos mediante una sentencia judicial.

No caer en los mismo errores

En opinión de Aierbe, el error ha sido que la aplicación de este programa se ha hecho desde un punto de vista «criminalizador y problemático» de los menores: «Llevábamos meses exigiendo la modificación de las metodologías que se estaban llevando a cabo en Oilur», y añadió que, «un centro que no garantice el respeto a los derechos, está condenado al conflicto».

«Ante todo son menores en riesgo y la respuesta a estos perfiles no pasa por el control y el aislamiento tras la valla, sino por una intervención educativa», concluyó.

valla

Desde SOS Racismo denunciaron que el centro Oilur esté rodeado por una valla: «Este hecho resalta de manera clara que la intervención está basada en el control y la punición; y no en la educación, que es lo que venimos reclamando».

por la integración

Los ayuntamientos de Bilbo y Gasteiz han recibido ayudas de 23.000 y 80.000 euros, respectivamente, destinados a programas de integración de los inmigrantes. Se dedicarán de manera especial a las zonas con alto índice de personas extranjeras. Entre otras cosas promoverá la integración ciudadana, además de prevenir las conductas xenófobas.

Manifiesto en contra de las «detenciones preventivas»

Más de 140 organizaciones de defensa de los derechos humanos y contra la discriminación, han hecho público un manifiesto en el que denuncian la «ilegalidad de la circular secreta 1/2010 de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras». Según los firmantes, en dicho circular se insta a los policías a realizar «detenciones preventivas» de las personas sin documentación. Denuncian que mediante este procedimiento se expulsa a los detenidos interceptados en la vía pública sin obedecer a la recién aprobada reforma de la Ley de Extranjería, habiendo presentado una queja ante el Defensor del Pueblo y ante el Ministerio de Justicia.

En el manifiesto han recogido que «el derecho a la libertad sólo puede ser restringido en caso de previsión legal expresa», y que éste «es un derecho fundamental inherente a la dignidad de la persona del que gozan en igualdad de condiciones los nacionales y los extranjeros». Por último, los firmantes han mostrado su preocupación con el área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Bilbo: «Denunciamos la arbitrariedad a la hora de seleccionar los ciudadanos a identificar en virtud de rasgos étnicos o raciales». GARA

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2010/03/05/sociedad/euskadi/sos-racismo-pide-buenas-practicas-con-los-menores-extranjeros-de-deba
Solicita a la Diputación que lidere un cambio en el modelo del centro ahora en reforma

SOS Racismo pide "buenas prácticas" con los menores extranjeros de Deba

Solicita a la Diputación que lidere un cambio en el modelo del centro ahora en reforma

La organización insiste en que en este espacio hubo "malos tratos" y "vulneraciones" de varios derechos de los jóvenes

Miguel Cifuentes - Viernes, 5 de Marzo de 2010 - Actualizado a las 07:39h

foto Peio Aierbe y Anna Stern posan junto al informe presentado ayer. (Clara Cabezas)

Donostia. La ONG SOS Racismo volvió a denunciar ayer los "malos tratos" y las "vulneraciones de derechos" sufridas de manera sistemática por los menores extranjeros del centro de Deba -actualmente cerrado por reformas- y pidió a la Diputación de Gipuzkoa que "lidere las buenas prácticas" en este ámbito y proporcione una "atención adecuada a todos los menores", ya que, en su opinión, el actual modelo conduce a la "exclusión" de quienes son agrupados bajo el perfil de conflictivos. Entre otras cuestiones, lamentó que no se ofreciera en Deba y que no se ofrezca ahora en Elgeta (varios de los jóvenes han sido trasladados a un nuevo espacio de este municipio) una "educación reglada", es decir, que les facilite una inserción socio-laboral real en un futuro.

En un acto convocado en Donostia para presentar su informe sobre el Programa especial de emergencia para menores extranjeros conflictivos, puesto en marcha en el citado centro de Oilur (Deba) en marzo de 2009, la organización aseguró que la respuesta hacia estos chavales nunca puede ser "el control y el aislamiento", sino una intervención "educativa e individual". Además, afirmó que se ha creado una "visión culpabilizadora" de los usuarios, que ayuda a fomentar un "clima de alarma y malestar social" y que hace que ellos mismos sean "estigmatizados", cuando en realidad "son, sobre todo, menores en riesgo". "No son un espécimen raro", recordaron sus responsables, que, no obstante, mostraron su esperanza en un cambio.

"Creemos que es posible una mirada distinta, una tarea educativa", indicaron Peio Aierbe y Anna Stern, que insistieron en que el documento presentado (elaborado a partir del contacto con 26 menores del centro, algunos educadores y vecinos de la zona) no busca centrarse en acusaciones ni críticas, sino en ver qué ha pasado para "extraer las lecciones pertinentes y exigir que no vuelvan a repetirse en el futuro".

El texto, redactado bajo el título Menores en riesgo. Centro de Deba, prácticas excepcionales, recoge en cualquier caso diversas "vulneraciones", como la del derecho a la educación y formación (asegura que en Oilur "se está cortando intencionadamente el acceso a recursos educativos y formativos", sin ofrecer un itinerario en centros reconocidos y especializados), la del derecho a un programa de apoyo e intervención psico-social o la del derecho de los menores a un trato digno.

En relación a esta última, precisa que no existe un proyecto educativo del recurso de acogimiento residencial, no se realiza una atención individualizada, no hay intervención terapéutica, no se realizan actividades de ocio y tiempo libre, no se permiten visitas, no se cuenta con un equipo educativo totalmente profesional y estable, no se dan las condiciones materiales adecuadas y existen denuncias en los juzgados por malos tratos.

Chicas Asimismo, explica que se derivaron chicas al centro (algunas de ellas "víctimas de violencia de género") cuando éste no contaba ni con educadoras ni con el material necesario para ellas (denuncia, por ejemplo, falta de toda intimidad porque los baños carecían de puertas); y que se cometieron otra serie de vulneraciones. En concreto, las que tienen que ver con el derecho a la documentación: habla, por ejemplo, de actuaciones "causantes de la demora y falta de tramitación" de la documentación de algunos menores, de "informes forales utilizados para negar renovaciones de permisos de residencia" o de que el cese de tutela de los chavales desaparecidos del centro "no es conforme a la ley y, además, agrava la situación de desamparo".

De igual modo, los responsables de SOS Racismo extendieron esa crítica a la falta de medios al ámbito profesional, al señalar que los educadores tampoco reciben los recursos apropiados y que les faltan tanto herramientas como un sentido educativo y de intervención.

Además, consideraron "muy grave" que en Deba el recurso sirviera como "herramienta de expulsión" de estos menores ya que, según dijeron, a algunos "se les ofreció el billete" para que se fueran de Gipuzkoa; y lamentaron que la derivación de los chavales al centro no tuviera en cuenta los perfiles tan "heterogéneos" de sus usuarios.

Informes negativos La organización no gubernamental subrayó, por otro lado, que algunos de los menores cumplieron su mayoría de edad en el centro y, al recibir informes negativos, no pudieron renovar su permiso de residencia. Ello, apuntaron, es una práctica "trágica y perversa que les empuja a la exclusión y a la criminalización". Eso sí, destacaron el refuerzo que han recibido por parte de otras instituciones y organismos, y aseguraron que tanto el Defensor del Pueblo como el Ararteko, la Fiscalía de Gipuzkoa y la Judicatura han emitido resoluciones favorables a sus planteamientos.

Pese a todo, Aierbe y Stern insistieron en querer ser "optimistas", ya que existe un alto número de recursos forales que son ejemplo de una intervención correcta y animaron a la Diputación a liderar esas buenas prácticas también con estos menores.

http://www.europapress.es/epsocial/noticia-vulneraciones-derechos-malos-tratos-centro-menores-guipuzcoano-20100304142000.html
Según SOS Racismo

"Vulneraciones de derechos y malos tratos" un centro de menores guipuzcoano

Foto de la Noticia


Ve "muy grave" que en el centro de Elgeta, al igual que ocurrió en Deba, tampoco se ofrezca a los chavales acceso a recursos formativos
SAN SEBASTIÁN, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La ONG SOS Racismo hizo público este jueves su informe 'Menores en riesgo. Centro de Deba, prácticas excepcionales', en el que se denuncian las "vulneraciones de derechos" y "malos tratos" que, a su juicio, se han venido dando en el centro de menores extranjeros tutelados que la Diputación foral de Guipúzcoa puso en marcha en Oilur, Deba, en marzo de 2009 y que cerró por reformas el pasado mes de diciembre.

   Además, calificó de "muy grave" que, tanto en este recurso como en el actualmente en funcionamiento en Elgeta, "no se esté ofreciendo a los chavales acceso a formación reglada".

   En una rueda de prensa celebrada en San Sebastián, la responsable de área de menores de SOS Racismo Guipúzcoa, Anna Stern, y el representante de esta ONG Peio Aierbe, explicaron que este documento ha sido elaborado a partir de los testimonios de 27 menores residentes en Oilur, así como de educadores del centro y vecinos de la localidad con el objetivo de que la experiencia de este recurso "sirva para aprender de cara al futuro" de manera que la Diputación pase a "liderar las buenas prácticas" en la atención a los menores que tutela.

   Aierbe censuró que, desde el principio, el centro de Deba se denominara como un 'Programa de emergencia para la atención de menores extranjeros conflictivos', y ahora se hable de una segunda fase del programa cuando "la presencia de menores extranjeros con perfil conflictivo, como ocurre con los autóctonos, va a seguir existiendo", y no son "basura de la que desprendernos", sino que debe garantizarse sus derechos desde "una labor pedagógica".

   A su juicio, "a la hora de verter la imagen de los chavales del centro de Deba se ha dado una visión culpabilizadora y problematizadora", cuando, en realidad, se trata de "menores en riesgo que requieren una intervención individualizada y educativa".

   En este sentido, consideró "muy grave" que en Deba el recurso  sirvió "como herramienta de expulsión de estos menores", ya que, al parecer, a algunos se les ofreció "el billete para que se fueran" de Guipúzcoa, y no se destinara como lugar de intervención para "modificar comportamientos", y señaló que, en el centro de Elgeta, actualmente en funcionamiento, no se ofrece "acceso a recursos formativos, a formación reglada" a estos menores.

   Con ello, consideró que "aumenta la situación de vulnerabilidad" de este colectivo y se "fomenta su exclusión". "Estamos creando pobreza con dinero público", criticó.

   Frente a ello, abogó por "una intervención" hacia este colectivo "que no tenga como punto de partida el control o el aislamiento". El miembro de SOS Racismo agradeció a la veintena de chavales del centro de Deba que contactaron con SOS Racismo que "no sucumbieran" al sistema y buscaran "salidas, gente que les escuchara", lo que, a su juicio, no encontraron en los educadores del centro.

   Según apuntó, estos menores se dirigieron a la asociación demandando poder asistir a clases a los talleres formativos", algunos de los cuales ya iban antes de ser derivados a Deba, y para denunciar "el trato recibido" en este centro, "donde no podían recibir visitas, carecían de oferta de ocio" y padecían la "amenaza implícita de que no iban a lograr nada".

   Asimismo, indicó que a sus quejas se sumaron las de algunos educadores que "no querían seguir maltratando" a estos menores, denunciaban "la falta de herramientas, de un espacio educativo y la falta de sentido de la intervención hacia estos chavales".

   Por otra parte, criticó "la práctica perversa de la Diputación para que a chavales que, a su juicio, no habían aprovechado bien los recursos ofrecidos por la institución foral, la subdelegación del Gobierno no les renovara la residencia", lo que deriva a una situación de posible expulsión que puede prolongarse durante años, "con todo lo que conlleva de daño físico y psicológico".

   Aierbe censuró que la derivación de estos menores, algunos tutelados en otros centros y otros que acababan de llegar al territorio, a Deba, se llevó a cabo de manera "discrecional", a pesar de contar con perfiles "muy heterogéneos", ya que, aunque algunos "tenían problemas graves de consumo y conductas conflictivas, otros carecían de ningún tipo de causa judicial abierta".

   Además, puso especial énfasis en la situación de las chicas, algunas víctimas de violencia de género, enviadas a Oilur, a pesar de que el centro "carecía de educadoras y de los medios" para atenderlas ya que estaba en principio destinado a chicos, padeciendo situaciones de "falta de derecho a intimidad, como las ocasionadas, por ejemplo, por "la falta de puertas en los baños".

   Por su parte Stern puntualizó que en el informe elaborado sobre el centro de Deba se recoge la "vulneración del derecho a un trato digno" en este recurso tanto a los menores, sin "intervención terapéutica, donde no se permitían las visitas, no había oferta de ocio, y faltaban espacios para recursos formativos", así como a los educadores y profesionales del centro, "sin recursos para desempeñar su labor".

PERMISO DE RESIDENCIA

   También apuntó la vulneración del "derecho a la documentación", y, al respecto, puntualizó que muchos menores que cumplieron la mayoría de edad en el centro de Deba pasaron a ser "extranjeros indocumentados", porque, en algunos casos, "por el mero hecho de haber sido derivados a este recurso o por los informes elaborados en el mismo, se les denegó la renovación del permiso de residencia".

   En concreto, indicó que cuatro menores que acudieron a la asociación se vieron en esta situación, de los cuales dos han logrado obtener el citado permiso "gracias al defensor del pueblo y a una sentencia judicial".

   Por otra parte, censuró la imagen de "conflictivos" que de estos menores se ha dado a través de los medios, el hecho de que la Diputación "vendiera los ceses de tutela como abandonos voluntarios", así como el "poder simbólico" de la valla colocada alrededor del centro, que "da cuenta de un sistema basado en el control y la punición, y no en la educación".

La Administración genera marginalidad entre los menores.

Pese a ser una obligación de la Administración, muchos menores inmigrantes no acompañados alcanzan la mayoría de edad sin tener sus papeles en regla. Esto, denuncian organizaciones sociales, les aboca a la exclusión.

Cumplir los 18 años es de todo menos emocionante cuando se es un menor extranjero no acompañado. “¿Cómo miraríamos a un padre y a una madre que el día que su hijo o hija cumple 18 años lo hecha a la calle?”, se pregunta Vicenç Galea, del colectivo catalán Drari, juristas por los derechos de la infancia.

La legislación española considera que los menores, extranjeros o autóctonos, que no tienen quién se haga cargo de ellos están en una situación de riesgo y vulnerabilidad por lo que la Administración debe hacerse cargo de ellos y tutelarlos. Actualmente, son las comunidades autónomas las que asumen estas responsabilidades. Pero al alcanzar la mayoría de edad, los menores extranjeros se encuentran en una situación de suma precariedad. Aunque existen programas de emancipación en diferentes comunidades, la falta de recursos hace que las plazas sean insuficientes y sólo unos pocos chicos puedan hacer uso de ellas. Pero en muchos casos, el problema reside en un generalizado caos administrativo que hace que no tengan la documentación en regla. En otros, es compleja la regularización de su situación una vez han salido del centro en el que estaban tutelados, y les resulta casi imposible conseguir un permiso de trabajo que les permita renovar, más tarde, la residencia. Y eso que proveerles de los papeles es una obligación de la Administración establecida legalmente.

Aunque, según la Ley de Extranjería, la Administración dispone de un máximo de nueve meses para proveer al menor de un permiso de residencia, la tónica general es la negligencia, actitud que varias organizaciones que trabajan con estos menores interpretan como mala fe.

Hay “muchos chicos indocumentados o a medio documentar: un problema casi imposible de solucionar, porque cuando ya tienen 18 años se convierten en un inmigrante más quedándoles solamente para regularizar su situación la vía del arraigo”, explica Galea. En Cataluña “las administraciones se toman el plazo máximo de nueve meses, como mínimo, y hasta que no pasa ese tiempo con el menor entre manos no empiezan a plantearse lo de la residencia. La solicitan más tarde y el chaval ha perdido un tiempo de antigüedad porque en su dosier se pone la fecha del día en que se la pidieron. Durante un tiempo no ha existido, ha estado en un limbo”, denuncia. Además, afirma Galea, aunque la falta de permiso de residencia no es impedimento legal para cursar estudios, en la práctica sucede así. Y tras semejante itinerario, “cuando se le concede la residencia, ya queda poco tiempo para que estudie y pueda llegar a los 18 años con un diploma”.

En otros casos, como en Melilla, se marea a los menores que cumplen la mayoría de edad pidiéndoles documentos que para ellos es prácticamente imposible conseguir: “Conociéndoles perfectamente y teniéndolos tutelados les han pedido que presenten un certificado marroquí de que están solteros o un certificado de antecedentes penales. Todo es una trampa”, señala José Palazón, de la asociación pro derechos de la infancia Prodein. Hasta noviembre del año pasado, la Administración melillense les retenía, además, la documentación, dejándoles, cuando no estaban en el centro de tutela, expuestos a ser detenidos y expulsados. Tras ser amonestada por el Defensor del Pueblo, la Consejería de Bienestar Social aceptó entregar su documentación a los chavales y solicitar el certificado de tutela con carácter inmediato. Pero aquellos que habían alcanzado la mayoría de edad con anterioridad no se vieron beneficiados y han quedado en situación irregular.

El menor M., que había estado ocho años en el centro de acogida del Fuerte de la Purísima, un antiguo cuartel militar en las afueras de la ciudad, vive ahora en una chabola junto al centro y ya ha sido detenido por la policía alguna vez. I. es de Fez y ha estado cuatro años en La Purísima. El 23 de enero fue una vez más a las oficinas de Extranjería a solicitar su documentación. Tiene un precontrato, es carpintero. Esta vez le han cogido la solicitud, cree que porque el personal que le atendió era nuevo. Ahora le toca esperar. “Cuando cumplí 18 años me echaron a la calle. Entonces el permiso de residencia todavía no estaba caducado, pero ahora no quieren renovármelo, no quieren darme lo mío, para que pueda irme de aquí y buscarme la vida como los demás, para sentirme como los demás. Me piden el pasaporte marroquí y no sé qué..., pero ¿cómo? Si yo llevo toda mi vida aquí. Si me dan la residencia puedo ir a Marruecos a pedirlo, pero si no tengo la residencia ¿podré volver a entrar? Es política: dicen que tienes que largarte de aquí”, cuenta por teléfono. Tan sólo cuatro días después, dos compañeros suyos se toparon con lo que a Palazón le parece que será la futura estrategia de la Administración de Melilla: les solicitaron el empadronamiento, que el centro no había tramitado. Cuando fueron ahí a pedirlo, como ya son mayores de 18 años, no se lo tramitaron. “Se consigue dar un paso adelante, y ellos encuentran otra forma de seguir haciendo lo mismo”, observa con cansancio José Palazón.

En Asturias, donde la llegada de chavales extranjeros es un fenómeno relativamente nuevo –apenas tres años–, también “se buscan fórmulas ‘elegantes’ para que el incumplimiento de la legislación no chirríe: retrasar la documentación, complicar los trámites burocráticos, etc.”, el Colectivo SocialyJusticia. Como la Ley de Extranjería prevé que, aunque hayan alcanzado la mayoría de edad, se les puede conceder un per- miso por una vía especial si la falta de permisos de residencia se debe al mal funcionamiento de una administración, los colectivos asturianos que se ocupan de estos menores están intentando trabajar esta vía.

Pese a que la Comunidad Autónoma Vasca tiene mejor reputación, Ana Stern, de SOS Racismo Guipúzcoa, insiste en que “resolver la cuestión de la documentación es básico. Para invertir bien en menores de edad, tenemos que invertir en mayores de edad: si no, nos encontramos con unas bolsas de pobreza y de exclusión que cada vez irán creciendo más. Se trata de una cuestión transautonómica, transnacional”.

En cuanto a Madrid, Juan Ignacio de la Mata, abogado de la Coordinadora de Barrios, constata que la documentación necesaria “primero no se tramita y lo que se tramita se hace en contra de la ley y del espíritu que debe regir las actuaciones en materia de protección, que es el interés superior del menor. Este interés superior integra el derecho a una correcta documentación”. A su juicio, con estas negligencias “se está abocando a los chavales tutelados a la marginalidad porque la no documentación genera desintegración social”. “En general, la administración pública usa todos los subterfugios que puede para eludir el compromiso”, subraya Galea. En ello coinciden desde Asturias: “Se copian para todo menos para lo bueno”.

Sobre Centros de Menores . Defensor Pueblo

RECOMENDACIONES

I. DE CARÁCTER GENERAL

1. Que se lleven a cabo las investigaciones que permitan conocer los datos básicos sobre la incidencia de este problema en nuestra sociedad(..).
2. Que se preste atención especial al desarrollo de protocolos que delimiten el ámbito de atención a menores con trastornos de conducta y en situación de dificultad social, y definan criterios de calidad, evaluación, seguimiento y buenas prácticas en esta intervención, en el marco del Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia 2006-2009.

4. Que, (::) se preste especial atención al cumplimiento de la normativa referida a la adecuación de las instalaciones, con carácter previo a la aprobación de cualquier proyecto que conlleve el acogimiento residencial de menores. De esta manera, se debe evitar la habilitación de nuevos recursos que no reúnan las condiciones(.).
5. Que se valore la conveniencia de establecer un marco jurídico general sobre los menores con trastornos de conducta y en situación de
dificultad social, determinando los supuestos, requisitos y condiciones en los que las entidades públicas de protección de menores pueden aplicar
programas específicos que contemplen la utilización de medidas de contención de carácter no sancionador.
6. Que el derecho a la asistencia jurídica gratuita sea reconocido en todo caso a los menores y a sus padres, u otros representantes legales, en el marco de los procedimientos de desamparo y los dirigidos a adoptar medidas de protección en el ejercicio de la tutela administrativa.

7. Que las administraciones públicas intensifiquen las medidas de prevención y de protección que permitan garantizar a los menores en situación de dificultad social el pleno desarrollo de su personalidad y evitar así que esas situaciones deriven en el desamparo del menor o incluso en conductas contempladas por la Ley Orgánica 5/2000,.

9. Que se intensifiquen las actuaciones dirigidas a establecer dispositivos y recursos intermedios y de rehabilitación de las situaciones de dificultad social desde los ámbitos educativo, sanitario y social que hagan innecesaria la institucionalización

10. Que, en los casos en que el interés del menor requiera su atención en régimen de acogimiento residencial, se diversifiquen los proyectos de atención(..)de forma que se elimine la práctica de
atender en un mismo programa a menores que requieren medidas de protección y a aquellos que cumplen una medida de justicia juvenil.
11. Que se revise el actual modelo de especialidades de psiquiatría y psicología clínica para incluir, como áreas de capacitación preferente, en la infancia y la adolescencia.
12. Que se conceda la prioridad que merecen a las conclusiones contenidas en el documento “La Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud” en relación con la atención infanto-juvenil, y que se pongan en práctica sus recomendaciones, en especial las siguientes:
o Realización de intervenciones preventivas en la primera infancia y la adolescencia.
o Materialización de las intervenciones comunitarias orientadas mejorar la dinámica social en áreas geográficas con riesgo social alto(..).
o Estudio y evaluación de intervenciones orientadas a informar y a educar sobre los riesgos que tiene para la salud las sustancias adictivas en adolescentes.
o Protocolización de procesos de atención relativos a trastorno mental(..) infanto-juvenil y trastorno generalizado del desarrollo.
o Implantación de un modelo de coordinación entre servicios sociales, educación y justicia, que garantice la continuidad de los cuidados (...)
13. Que se promueva el acceso de todos los menores a los recursos públicos destinados al diagnóstico y tratamiento de las situaciones de dificultad social derivadas de los trastornos de conducta, sin discriminación alguna, en función de su condición de menores tutelados o no tutelados por la administración pública.

II. ESPECÍFICAS
15. Que la resolución administrativa que pone fin al procedimiento, y mediante la que se acuerda el ingreso de un menor en un centro para menores con necesidades especiales, esté siempre debidamente motivada(..). Dicha resolución deberá ser notificada de modo personal tanto a los padres, cuando no exista resolución judicial que lo prohíba, como al propio menor, en la forma adecuada a su edad y circunstancias,de acuerdo con la Ley 30/1992.

16. Que se solicite la autorización judicial en los términos previstos en el artículo 763 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, siempre que el internamiento del menor se produzca por razón de
trastorno psíquico(...) y asimismo (..) autorización judicial para el ingreso en todos aquellos centros que apliquen medidas que conlleven alguna limitación de los derechos que los menores.
20. Que, de acuerdo con lo previsto en el artículo 21 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, se procure que el menor permanezca internado durante el menor tiempo posible, salvo que convenga a su interés. En consecuencia, no deberá supeditarse el alta a la carencia de recursos intermedios.

22.Se respete el derecho del menor a ser oído y se le escuche siempre antes de que se adopte una decisión que le afecte.
23. Que, en aquellos casos en que los menores, no estén de acuerdo con la medida de protección adoptada, (..) arbitrar los cauces para que puedan plantear una reclamación o recurso, con asistencia jurídica cualificada.
25. Que se establezca en todos los centros un sistema de quejas y reclamaciones, de las que deberá tener constancia, en todo caso, la entidad pública (..).
26. Que se permitan y faciliten, salvo resolución judicial en contrario, las relaciones con la familia del menor, debiendo quedar establecida en el proyecto individualizado la frecuencia de las mismas, .

28. Que, por la entidad pública(...)se garantice que todo menor en edad de escolarización obligatoria, sea matriculado en un centro docente y asista con regularidad y normalidad al mismo. En el supuesto de que no se considere adecuada la asistencia de algún menor al centro educativo, se le facilitará la atención educativa individualizada que requiera mediante el oportuno profesorado facilitado por la Administración educativa.

30. Que la prescripción y administración de fármacos a los menores(...)se lleve a cabo de conformidad y en los estrictos términos el artículo 9.3. de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre.

31. Que, en todo caso, se informe adecuadamente al menor del tratamiento médicopara que pueda dar su consentimiento informado al mismo.
(...), cuando el menor no sea capaz (..) de comprender el alcance de la intervención, se requiera el consentimiento de la entidad pública competente, como representante legal de aquél, después de haber escuchado al menor si tiene doce años.
En el supuesto de que hubiere cumplido los dieciséis años y no prestara su consentimiento para someterse al tratamiento prescrito, se requerirá la pertinente autorización judicial, conforme a lo previsto en el
artículo 9.3.c. de la Ley 41/2002.

33. Que, en todo caso, cuando se trate de una actuación de grave riesgo, según el criterio del facultativo, los padres sean informados y su opinión tenida en cuenta para la toma de la decisión correspondiente.

34. Que , procedan a su elaboración de una norma que regule el funcionamiento de los centros, detallando los contenidos mínimos que deben tener los reglamentos de régimen interno, el procedimiento de quejas y sugerencias, el régimen de infracciones y sanciones, y los protocolos que deben seguirse para aplicar medidas de contención en situaciones de crisis de los menores, entre otros aspectos.

35. Que las entidades públicas de protección de menores comprueben que todos los centros de atención a menores en situación de dificultad social disponen del preceptivo reglamento de régimen interno, debidamente aprobado y conforme a lo previsto en la normativa aplicable.

36. Que, a su llegada al centro, se facilite al menor información escrita, redactada en lenguaje claro, sencillo y adaptado a su nivel de comprensión, sobre sus derechos y obligaciones, cuestiones de rganización general, normas de convivencia y funcionamiento del centro y procedimientos para formular peticiones, quejas o recursos.(...).
37. Cuando excepcionalmente, se considere necesaria la práctica de cacheos y otras medidas de registro que incluyan el desnudo integral de los menores, se comunique a los juzgados de primera instancia, y se practiquen dichos registros conforme a los requisitos que exige la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

38. La corrección de conductas contrarias a la convivencia habrá de tener una finalidad educativa, como instrumento de aprendizaje para los menores, y deberá tender siempre a la búsqueda de un efecto
rehabilitador en cada menor.

39. Que el régimen de infracciones y sanciones esté tipificado en el reglamento, y no contemple directa o indirectamente castigos corporales, maltrato psíquico, privación de la alimentación o del descanso, privación del derecho a sus relaciones personales, privación del derecho a la educación obligatoria y de asistencia al centro escolar, ni atente contra la dignidad de la persona mediante acciones que conduzcan a su humillación o ridiculización, y, en ningún caso, establezca restricciones de igual o mayor entidad que las contempladas en la legislación reguladora de la responsabilidad penal de los menores.
Las sanciones deberán ser proporcionales a la infracción cometida, tener en cuenta las circunstancias en las que se ha producido y las características del menor, y su aplicación deberá ser en todo caso supervisada por la Dirección del centro, dando cuenta al servicio especializado de protección de menores. En la mayor medida posible, se alentará el uso de medidas alternativas a la separación del grupo.
40. Que,(...) la sanción de separación del grupo se imponga solamente en los casos en que se manifieste una evidente agresividad o violencia por parte del menor, o cuando éste, reiterada y gravemente, altere la normal convivencia en el centro.
El reglamento de régimen interior deberá recoger la duración de la sanción de separación del grupo, la cual se ajustará a la gravedad de la infracción cometida.
Mientras esté cumpliendo la sanción, el menor dispondrá, como mínimo, de dos horas al aire libre, y deberá asistir, en su caso, a la escuela, centro formativo o centro de trabajo, pudiendo recibir, demás,
las visitas contempladas en su proyecto educativo individual. Durante el horario general de actividades, se programarán ocupaciones alternativas para los menores separados del grupo.
Diariamente, visitará al menor el médico o el psicólogo, que informará a la Dirección del centro sobre el estado de salud física y mental del menor, así como sobre la conveniencia de suspender, modificar o dejar sin efecto la sanción impuesta.
41. Que, (..)se prohíba el uso de la fuerza en el control de los menores, salvo cuando se hayan agotado y hayan fracasado todos los demás medios, y que sólo se utilice de la forma expresamente autorizada y
descrita en el reglamento de régimen interno.
42. Que se aprueben protocolos de intervención en casos de crisis de los menores que supongan la adopción de medidas de contención física
o farmacológica o, en su caso, de aislamiento, en los que se determinen las personas encargadas de cada función, su forma de actuación, la autorización, y los informes que,deberán remitirse a la entidad pública de protección de menores.
43. Que se limite la estancia en aislamiento al tiempo mínimo e imprescindible, y se prohíba, en todo caso, su utilización como medida sancionadora.

46. Que los profesionales (..)refuerzo que les ayuden a afrontar las situaciones de tensión emocional derivadas del desarrollo de su labor.

48. Que se facilite formación específica para realizar posibles contenciones al personal (..)y, en todo caso, a los vigilantes de seguridad, para que realicen sus funciones con pleno respeto.

49. Que,(..)en todos aquellos centros en los que sea necesario acometer reformas para la adecuación de centros , se doten los recursos necesarios .

51. Que(..)la Administración asegure la protección , a través de la inspección y supervisión de todos los centros .
54. Que, siempre que la Administración haya delegado la gestión (..) en entidades privadas exija una total transparencia en la gestión de los gastos,

56. Que, por parte de los fiscales, se visiten periódicamente los centros (..) entrevistándose reservadamente con los menores que así lo soliciten, promoviendo la corrección de las deficiencias.
57. Que se dote a la Fiscalía de los medios para realizar el control del funcionamiento y organización de los centros y de los proyectos educativo.

II Jornadas " Día Internacional de los Derechos de los Menores"

II Jornadas " Día Internacional de los Derechos de los Menores"
Noviembre-09 ASTURIAS

2 Diciembre

DECLARACIÓN DE LAS DEFENSORÍAS DEL PUEBLO SOBRE LAS RESPONSABILIDADES SOBRE LOS MNAs

Introducción

En los últimos meses estamos asistiendo de nuevo a la llegada de menores extranjeros no acompañados a la Comunidad de Canarias. Estos menores se unen a otros jóvenes procedentes del norte de África que también han llegado a nuestro país en los últimos años. Conjuntamente, plantean un reto de extraordinaria magnitud a nuestras instituciones y a nuestra sociedad desde el punto de vista de la capacidad de acogida, de protección, de formación y de inserción social de estos jóvenes.
Esta situación ha planteado un serio problema de capacidad de acogida inmediata a la Comunidad de Canarias, que ha visto desbordados sus recursos de atención dirigidos tanto a la población adulta como a los menores.(:::)
Con independencia de los retos que el fenómeno de la inmigración supone para el diseño y el desarrollo de las políticas sociales, las defensorías del Estado coincidimos en subrayar la necesidad de alcanzar acuerdos entre las distintas administraciones públicas del Estado en un tema tan importante desde el punto de vista de los derechos de los menores. Asimismo, queremos advertir de que, a pesar de su importancia, se trata sólo de un primer paso en la obligación inexcusable que tienen las administraciones públicas de velar por el interés primordial del menor, tal como establece el artículo 3 de la Convención de los Derechos del Niño, y atender sus derechos como los de cualquier otro ciudadano menor de edad que se encuentre en territorio español (Ley 1/1996 de protección jurídica del menor). Cabe recordar, asimismo, que el artículo 2.1 de Convención de los Derechos del Niño prohíbe explícitamente la discriminación del menor por razón de origen nacional. Además, el ordenamiento jurídico español establece claramente que los menores son ante todo menores, principio que debe prevalecer sobre la condición de extranjero.

La Red Europea de Defensores del Menor (ENOC, European Network of Ombudspersons for Children), aprobó en su última reunión anual una declaración instando a los países miembros del Consejo de Europa a tomar las medidas necesarias para asegurar los derechos de los menores no acompañados. Este hecho demuestra la relevancia que adquiere este fenómeno a escala europea y justifica que, dada la especial importancia que tiene para el caso español, las defensorías presentemos una declaración para expresar ante la sociedad española nuestra responsabilidad de velar para que los derechos de estos menores sean garantizados. Subrayar las obligaciones que las distintas administraciones públicas tienen respecto a los menores y recomendar algunas acciones dirigidas a reforzar el cumplimiento de sus derechos.


Principios de actuación

VER Observacion 6ª de las Naciones Unidas(2005)

1) Las Administraciones públicas competentes en las distintas CCAA deben asumir la tutela del menor de forma inmediata, mientras se estudia la realidad del menor y del núcleo familiar de origen. Debe evitarse que la fase de estudio de su situación suponga en la práctica la privación de acceso a recursos socioeducativos y a la formación laboral.

2) Las Administraciones competentes deben empezar a documentar al menor y tramitar su (tarjeta temporal)residencia cuando quede acreditada la dificultad de retorno con su familia, de acuerdo con el artículo 35.4 de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, sin esperar los nueve meses que establece el Reglamento (Real Decreto 2393/2004, de 30 de diciembre), plazo que, de acuerdo con una interpretación conforme a la ley, debe ser considerado un máximo.

3) Los menores no deben ser repatriados a sus países de origen salvo que existan garantías de que la reintegración a su núcleo familiar de origen (o recurso de protección alternativo) asegure el mejor interés para el menor. La decisión debe tener en cuenta el propio punto de vista del menor –que tiene derecho a ser escuchado- y sólo puede llevarse a cabo después de un estudio detenido de los recursos disponibles en su país de origen.

4) Las pruebas médicas previas de determinación de la edad sólo deberán ser realizadas en casos de duda y deberían efectuarse con el asesoramiento de expertos independientes y tecnología moderna que incluya una combinación de pruebas físicas, sociales y psicológicas.
Siempre deberá tomarse como edad de referencia la menor que resulte de las pruebas médicas realizadas.

5) Los menores deberían recibir asistencia jurídica independiente de la Administración, como es el turno de oficio colegial, con el fin de asegurar que los procesos administrativos o judiciales se lleven a cabo teniendo en cuenta su interés superior.

6) Las Comunidades Autónomas deben coordinar sus modelos de atención a los menores inmigrantes no acompañados para evitar “fugas” de los menores a aquellas comunidades que garantizan mejor el proceso de tutela y residencia y que ofrecen mejores recursos socioeducativos.

7) Asimismo, las Comunidades Autónomas y las Delegaciones del Gobierno coordinarán también su actuación en los ámbitos de sus respectivas competencias para evitar disfunciones y asegurar que la propuesta sea la más adecuada al interés del menor en cada caso. Para facilitar la coordinación interinstitucional es necesario disponer de un registro unificado de menores inmigrantes no acompañados compartido por todas las Administraciones públicas con competencias en la cuestión.

8) En la atención a los menores extranjeros no acompañados deben diseñarse y planificarse los recursos necesarios para favorecer su desarrollo integral y facilitar su inserción en la sociedad de acogida.

9) Todas las Administraciones públicas deben asumir sus
responsabilidades en la atención a los menores no acompañados.

Es importante que los gobiernos de las CCAA establezcan acuerdos con las administraciones locales de su territorio para diseñar conjuntamente los recursos y las estrategias necesarias que mejor garanticen la atención e integración de los menores no acompañados. Especialmente importante es la necesidad de superar las actitudes de rechazo social que acompañan en ocasiones a las medidas de acogida y protección de estos menores.

10) Los centros de acogida de menores inmigrantes no acompañados deben presentar garantías de adecuación espacial, sanitaria y educativa. Las CCAA deben garantizar que los menores reciban atención a través del circuito normalizado, concentrando las actividades en centros de 24 horas que proporcionen a los menores recién llegados referentes educativos y afectivos estables.
Octubre de 2006